La tierra sin tierra

Menu

La tierra sin tierra

Menu

Lejos de Ítaca

por Ignacio Tudela

El Alto Comisionado de Naciones Unidas (ACNUR) cifraba en 59’5 millones el número de personas desplazadas al término del año 2014. Durante los dos últimos años este número no ha hecho más que crecer. La cifra es abrumadora: 42 mil personas al día abandonan sus casas por persecución o conflictos bélicos.

Arriesgan su vida cruzando las fronteras que se interponen entre su lugar de origen y el país de acogida. Cada día, recorren miles de kilómetros sin saber con seguridad si al final de su viaje encontrarán esa nueva vida que tanto esperan. Muchos se convierten en objetivo de mafias, otros desaparecen en el mar cuando intentan alcanzar costas más seguras. Nunca se vuelve a saber de ellos, no aparecen en estadísticas oficiales, ni sabemos sus nombres.

La mayoría de los gobiernos europeos han resultado ser completamente inoperantes a la hora de proporcionarles refugio y asistencia primaria. Las organizaciones ya no dan abasto ni tienen recursos suficientes para ayudarlos. En nuestras fronteras, cientos de refugiados han sido gaseados, apaleados, robados y maltratados de hambre y sed cuando intentaban cruzar.

Estas son las historias de los que llegaron, de los que consiguieron establecerse en Barcelona y sobreviven lejos de un hogar al que jamás podrán volver.